Flores de Bach

Las flores de Bach se encuentran dentro del grupo de las llamadas medicinas  complementarias, y están reconocidas por la Organización Mundial de la Salud desde 1976. 

Son una serie de esencias naturales descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934. El Dr. Bach era médico y homeópata y experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos problemas emocionales. A estas 38 flores se les llaman Flores de Bach.

Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales persisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, Sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física. Fue así como desarrolló la Terapia de las emociones.

Por este motivo, para aplicar los remedios florales en el tratamiento de una determinada enfermedad, nos basamos en los estados emocionales negativos que está sintiendo esa persona (miedo, irritabilidad, depresión, ansiedad, apatía, agresividad, odio, etc.) para seleccionar el medicamento más apropiado para ella, ya que cada flor sirve para tratar un estado emocional negativo diferente. 

Se utilizan tanto para enfermedades físicas o psicosomáticas como para trastornos psicológicos o emocionales. 

Pueden utilizarse también en el desarrollo personal, ya que nos ayudan a profundizar en nuestro interior y a equilibrarnos.  

Las flores de Bach pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos médicos convencionales. También pueden utilizarse junto a una psicoterapia, para potenciar sus efectos.

Los remedios florales no presentan efectos secundarios ni toxicidad.

Homeopatía

Es un sistema de medicina creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de «lo similar cura lo similar».

La ley de similitud o ley de los semejantes dice que una sustancia capaz de producir una serie de síntomas en una persona sana es también capaz de curar síntomas semejantes en una persona enferma, administrando esa sustancia en dosis mínimas.

En homeopatía el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas, se busca ayudar al paciente a restablecer globalmente su equilibrio natural. Para ello se tendrá en cuenta, además de los síntomas o problemas de salud que presenta el paciente, su constitución física y su forma de reaccionar y sensaciones frente a la enfermedad, además de factores de mejoría o de empeoramiento. Por eso se dice que el tratamiento, en homeopatía, es más individualizado.

No presentan contraindicaciones, interacciones medicamentosas ni efectos adversos relevantes relacionados con la toma del medicamento, por lo que se recomiendan habitualmente para todo tipo de pacientes, incluso niños, embarazadas y enfermos polimedicados.

Según el caso, estos medicamentos se utilizan solos o junto a otros tratamientos, sobre todo en enfermedades crónicas. En este caso, la utilización de los tratamientos homeopáticos asociados a los convencionales, permite en muchos casos, bajo supervisión del especialista, reducir la medicación convencional y/o sus efectos secundarios.

Como cualquier medicamento, los medicamentos homeopáticos son de venta exclusia en farmacias.

Fitoterapia

Tratamiento de las enfermedades mediante plantas o sustancias vegetales.

Tiene escasos efectos secundarios y proporciona un amplio margen terapéutico.

Supone una alternativa en enfermedades crónicas ya que los tratamientos en dichas enfermedades son largos y es muy frecuente la aparición de efectos secundarios

Nos da la posibilidad de complementar dietas pobres en vitaminas, minerales, etc.

Se puede utilizar:

  • Para la prevención de enfermedades crónicas
  • Trastornos circulatorios.
  • Dolores articulares.
  • Degeneración del cartílago articular.

Oligoterapia

La oligoterapia catalítica forma parte de la denominada Medicina Funcional y permite equilibrar el terreno orgánico antes de que se declare la enfermedad lesional propiamente dicha.

Por las pequeñas dosificaciones empleadas, el tratamiento es totalmente inocuo.

Es una terapia que utiliza los oligoelementos para actuar como cofactores de enzimas, acelerando las reacciones bioquímicas en las que interviene, para revertir al paciente a su estado fisiológico.

El déficit de oligoelementos dará lugar a un desequilibrio en el metabolismo y, como consecuencia, a una enfermedad de tipo funcional.

Tratamientos:

  • Trata predisposiciones patológicas
  • Corrige trastornos funcionales
  • Modifica terrenos
  • Sin efectos secundarios
  • Sin contraindicaciones
  • Las pueden tomar tanto bebes como embarazadas

Principales indicaciones:

  • Infecciones
  • Inflamaciones
  • Alergias
  • Asma
  • Distonías neurovegetativas
  • Disfunciones orgánicas
  • Artrosis (realmente eficaz)

Se realiza al paciente una completa historia clínica y una serie de test que determinaran que tipo de terreno tiene el paciente, lo que nos indica la predisposición a un tipo de patologías u otro. El tratamiento dependerá de estos resultados así como de la sintomatología del paciente.

La toma del oligoelemento debe hacerse de forma sublingual, esto es, manteniendo el preparado bajo la lengua, durante al menos dos minutos.

Reiki

Método Usui tradicional y Tibetano

Es una técnica de transferencia de Energía por imposición de manos. Es un arte ancestral de canalización de la Energía Universal que nos rodea a través de las manos hacia nosotros mismos y otras personas. Fue redescubierta en Japón a principios del siglo XX.

Su misión consiste en organizar cualquier desequilibrio físico o energético del individuo, al igual que otras terapias energéticas orientales como la acupuntura, el shiatsu, etc.

  • Sirve para potenciar la capacidad natural del cuerpo de autosanarse a si mismo
  • Crea un estado de armonía físico, mental y emocional
  • Equilibra todas las Energías corporales
  • Libera las Energías bloqueadas en todo el cuerpo
  • Limpia el cuerpo de toxinas
  • Se ajusta a las necesidades de la persona
  • Aplicaciones terapéuticas:
  • Trastornos y molestias corporales
  • Disfunciones metabólicas
  • Dolores agudos y crónico
  • Enfermedades degenerativas
  • Bloqueos energéticos
  • Tensiones musculares y nerviosas
  • Estados de perturbación emocional
  • Falta de vitalidad
  • Estados de depresión, nerviosismo, insomnio
  • Alergias e intolerancias
  • Asma
  • Manifestaciones psicosomáticas
  • Ayuda a superar efectos secundarios de tratamientos, sobretodo en oncología.
  • En combinación con terapia psicológica tradicional y como complemento a tratamiento con fármacos.
  • Es una terapia complementaria, no alternativa.
  • En España es utilizada en varios hospitales como el Ramón y Cajal, Puerta de Hierro, Val D´Ebron, etc.
  • A corto plazo proporciona una sensación de relajación y bienestar.
  • A medio plazo fortalece y estimula las capacidades autocurativas.
  • A largo plazo favorece un cambio positivo de hábitos y comportamientos más saludables.
  • No existen contraindicaciones ni efectos secundarios y se puede administrar junto con otros tratamientos alopáticos (medicina convencional) e incluso puede potenciar los efectos beneficiosos de éstos.